sábado, 29 de diciembre de 2012

ES MEJOR CALLAR


     Es mejor callar

Y  ser

Que hablando, no ser.

Dios es. Y calla.

Dios es amor. Y el amor

Tiene su silencio.

¡Oh Palabra,

Hecha carne

Sin bullicio!

Silencio  de Belén,

Tú llenas el vacío

Que dejan

Nuestras palabras.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

DÉJATE AMAR ABRAZAR




Viene el Rey de la gloria,

Pero viene desarmado.

Viene para hacernos reyes,

Viene para hacerse esclavo.

Viene el Señor de los Cielos,

Pero no busca Palacios,

Escoge para nacer

Un pobre y estrecho establo.

Baja el todopoderoso,

De su poder despojado,

Para salvar a los hombres,

Bajando, siempre bajando.

Llega Dios empobrecido,

Sin tesoros ni regalos,

Porque quiere enriquecernos

Con el regalo más Santo.

Un Dios humilde, Dios niño,

Un Dios pobre y rechazado.

Es Dios quien baja a nosotros,

Abiertos siempre sus brazos.

Es Dios de misericordia

Del amor más entregado,

Déjate amar abrazar´

Y extiende tú los brazos.

Mira a José y a María

Que son templos consagrados,

Nazca en ti también el Niño

Y serás divinizado.

Tú puedes ser Templo vivo,

Puedes ser cuna y sagrario,

Puedes ser Madre de Dios

Si lo tienes entrañado.


¡FELIZ  Y  SANTA  NAVIDAD!

lunes, 10 de diciembre de 2012

LA FE DE LA VIRGEN MARIA


La Fe es la virtud por la cual creemos firmemente en las verdades que Dios ha revelado. "La fe es la garantía de los bienes que se esperan, la certeza de las realidades que no se ven" (Heb. 11,1).

La fe es una virtud infusa o sea dada por Dios directamente en el alma. Pero hay que alimentarla y hacerla madurar a través de nuestros actos de obediencia y confianza. Creer nunca ha sido fácil, ya que siempre implica una renuncia a las medidas propias para aceptar la medida de Dios, que es infinitamente superior a las nuestras.

La Virgen Santísima, tuvo una fe ejemplar. No ha existido criatura alguna que se pueda comparar a la fe de Nuestra Madre, ya que su vida requirió de su corazón una fe heroica capaz de poder responder en plenitud al misterio al cual se le llamó y en el cual siempre viviría.

 La Virgen María se mueve exclusivamente en el ámbito de la fe,
 por ella fue concebida.

                 ¡Gracias Madre por haber dicho que SI.!

sábado, 1 de diciembre de 2012

ADVIENTO CON MARÍA


María es la figura clave del Adviento.

En ella culmina la espera de

Israel. Es la más fiel acogedora de la palabra hecha carne. La

recibe en su seno y en su corazón. Ella le prestó su vida y su

sangre. María es Jesús comenzado. Ella hizo posible la primera

 navidad y es modelo y cauce para todas las venidas 

de Dios a los hombres.

 María, por su fidelidad, es tipo y madre de la Iglesia.

Madre quiero acompañarte durante este tiempo de espera;
con mi oración,con ilusión,
acción de gracias ,también con mi  cruz.

¡Muy santo Adviento!
                                                                              

jueves, 22 de noviembre de 2012

VIDA DE ORACIÓN


  Para amar y hacer amar, tenemos que tener una vida de oración,
 una relación con el” Amor.
Un tiempo desentendida de todas las demás ocupaciones, recogerse con Dios a solas; estar atenta mirándole, conversando, tratando, todas sus cosas, pidiéndole; estar  atenta a Dios.
En  silencio, escuchándole, dándose  cuenta de que está con El, de que Dios está con ella, dentro de ella, o envolviéndola, y está con amor; o se mira con Jesús y junto a Jesús;
O está discurriendo o pensando sobre las verdades u obras de Dios.

                                                  ( S: Teresa de Jesús)
  

miércoles, 14 de noviembre de 2012

LA ORACIÓN

jpii-orando

La oración es dirigirse a Dios para alabarlo, agradecerle, reconocerlo y pedirle cosas que sean para nuestro bien y el de los demás.
 “La oración es, ante todo, un acto de inteligencia, un sentimiento de humildad  y  reconocimiento, una actitud de confianza y de abandono en Aquel que nos ha dado la vida por amor. La oración es un diálogo misterioso, pero real, con Dios, un diálogo de confianza y amor. (JUAN PABLO II)
Tipos de oración

 
 
 
Oración privada.- Esta es una oración personal con Dios. Esta oración es fundamental, es el pilar de la vida interior.
 
Oración pública.- La oración que se hace en conjunto con otras personas, incluso Jesucristo, es la oración pública,  Es la que se hace en nombre de la Iglesia, por un ministro destinado a este fin.  Este tipo de oración suele tener un carácter eminentemente litúrgico, debe realizarse en voz alta para que el pueblo fiel tenga conocimiento de ella.
 
Oración vocal.- Cuando la oración se exterioriza con palabras se le llama oración vocal. Está al alcance de todos.  No se requiere de una fórmula determinada, pero es aconsejable e insuperable el Padrenuestro.
 
Oración mental.- Es la oración que es interior, sin que existan palabras habladas. En ella el diálogo con Dios se realiza mediante nuestra razón y nos dirigimos a Dios hablándole con nuestra mente.
 
Oración contemplativa.- Es un tipo de oración mental. En ella se da un total recogimiento de los sentidos y un "silencio interior" que nos permite escuchar mejor a Dios. Es como contemplar a Dios, con el alma.
 

Importancia de la oración en el proceso de la santidad
“La santidad se consigue con la oración y la cruz.”
 
 
 
 Ventajas de la oración:

 
 
 
    Unión e intimidad con Dios.
Nos enseña a aceptar la voluntad de Dios.
Nos hace humildes.
Aumenta nuestra fe y la hace mas firme.
Hace más grande nuestra esperanza.
Aumenta nuestro amor y confianza en Dios.
Aumenta nuestra perseverancia.
Aumenta nuestra caridad fraterna, nuestra generosidad al pedir por los demás.
La Sta. Virgen nos tiene prometidas muchas gracias a  través de la oración.

 
 
 

 
 
 

 
 
 
                                              !DIOS  LES  BENDIGA ¡

martes, 6 de noviembre de 2012

Desde lo más profundo a Ti grito señor



Cada oración que hago Dios mío, es el aliento de mi alma, el latir

de mi corazón, el testamento de mi existencia. En ella van mi 

derecho a vivir y mi esperanza de eternidad.

Voy de veras cuando rezo Señor; no se trata de mera costumbre, rutina, necesidad de guardar las apariencias o de dar buen ejemplo;
 no es eso lo que me hace buscar Tu Presencia, no es eso lo que me hace caer de rodillas ante Ti .

Es la necesidad de ser yo misma, en toda la  mi pobreza de mi ser y la grandeza de mi esperanza, la que me lleva a Ti, porque solo ante Ti en oración es como puedo encontrarme a mi misma.

Observa mi interés, Señor comprueba mi ansiedad. Te necesito como el centinela la aurora, como la tierra necesita el sol.

¡Desde lo más profundo a Ti grito Señor!.

lunes, 29 de octubre de 2012

LA FE DON DE DIOS


   La fe no es fruto del esfuerzo humano, de su razón, sino que es un don de Dios: “¡Dichosos tú, Simón, hijo de Jonás!”, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. 

Tiene su origen en la iniciativa de Dios, que nos desvela su intimidad y nos invita a participar de su misma vida divina.



La fe no es, pues, una mera herencia cultural, sino una acción continúa de la gracia de Dios que llama y de la libertad humana que puede o no adherirse a esa llamada.
La fe requiere que el hombre se abra a la gracia del Señor, que reconozca que todo es don, todo es gracia.

 Que tesoro se esconde en una pequeña palabra: “¡Gracias!.

¡Señor creo pero aumenta mi fe.!

lunes, 22 de octubre de 2012

AMA LA CRUZ.

     
   


Ama con locura lo que el mundo desprecia porque no conoce. Adora en silencio esa Cruz que es tu tesoro sin que nadie se entere. Medita en silencio a sus pies, las grandezas de Dios, las maravillas de María, las miserias del hombre del que nada debes esperar... Sigue tu vida siempre la Cruz... ¿qué más quieres? 

                                                                               (Rafael Arnáiz)
                                                              


                                                             

lunes, 15 de octubre de 2012

VUESTRA SOY, PARA VOS NACÍ:


       Vuestra soy, para Vos nací,
¿Qué mandáis hacer de mí?

Vuestra soy, pues me criastes,
Vuestra, pues me redimistes,
Vuestra, pues que me sufristes,
Vuestra, pues que me llamastes,
Vuestra, porque me esperaste,
Vuestra, pues no me perdí.
¿Qué mandáis hacer de mí?

Veis aquí mi corazón,
Yo le pongo en vuestra palma,
Mi cuerpo, mi vida y alma,
Mis entrañas y afición;
Dulce Esposo y redención
Pues por vuestra me ofrecí.
¿Qué mandáis hacer de mí?

Dadme muerte, dadme vida:
Dad salud o enfermedad,
Honra o deshonra me dad,
Dadme guerra o paz crecida,
Flaqueza o fuerza cumplida,
Que a todo digo que sí.
¿Qué queréis hacer de mí?

Dadme riqueza o pobreza,
Dad consuelo o desconsuelo,
Dadme alegría o tristeza,
Dadme infierno, o dadme cielo,
Vida dulce, sol sin velo,
Pues del todo me rendí.
¿Qué mandáis hacer de mí?

Si queréis, dadme oración,
Sí no, dadme sequedad,
Si abundancia y devoción,
Y si no esterilidad.
Soberana Majestad,
Sólo hallo paz aquí,
¿Qué mandáis hacer de mí?

Dadme, pues, sabiduría,
O por amor, ignorancia,
Dadme años de abundancia,
O de hambre y carestía;
Dad tiniebla o claro día
Revolvedme aquí o allí
¿Qué mandáis hacer de mí?

Si queréis que esté holgando,
Quiero por amor holgar.
Si me mandáis trabajar,
Morir quiero trabajando.
Decid, ¿dónde, cómo y cuándo?
Decid, dulce Amor, decid.
¿Qué mandáis hacer de mí?

Vuestra soy, para Vos nací
¿Qué mandáis hacer de mí?

              ( Santa Teresa)


lunes, 8 de octubre de 2012

SENTIR EL DOLOR AJENO COMO NUESTRO

 La virtud de la compasión es una virtud que proviene del amor. A medida que desarrollamos la virtud de la compasión, como parte de nuestra humanidad  estamos desarrollando nuestra capacidad de amar. La compasión es por lo tanto un signo de vida intensa, de amor.

 Con el valor de la compasión  tratamos de descubrir las necesidades de las personas, sus sufrimientos, pero siempre con una actitud de servicio permanente. Es decir, no sólo es darse cuenta de estas circunstancias dramáticas, situaciones en las que servimos. La compasión como todas las demás virtudes es una manera excelente para la curación y la felicidad personal, y ejercitarnos en las obras de misericordia corporal y espiritual, como Jesús nos pide.  
                                                                                         


La virtud de la compasión empezará en nuestra vida familiar:  vecinos, compañero de trabajo.



La compasión va más allá de lamentar la desgracia de saber que esto o aquello pasó y no puedo hacer nada. La virtud de la compasión es buscar formas de ayudar a los que sufren. Cuando no puedo ayudar físicamente y no puedo hacer nada, siempre puedo orar.



¡ DIOS LES BENDIGA !
                                                                               


                                                                           

lunes, 1 de octubre de 2012

HE HECHO UN VOTO A DIOS.

http://dl5.glitter-graphics.net/pub/1996/1996485v5q5c5kznl.gif

 En la oración de esta mañana he hecho un voto. He hecho el voto de amar siempre a Jesús.
Me he dado cuenta de mi vocación. No soy religioso..., no soy seglar..., no soy nada... Bendito Dios, no soy nada más que un alma enamorada de Cristo. Él no quiere más que mi amor, y lo quiere desprendido de todo y de todos.

Virgen María, ayúdame a cumplir mi voto.
Amar a Jesús, en todo, por todo y siempre... Sólo amor. Amor humilde, generoso, desprendido, mortificado, en silencio… Que mi vida no sea más que un acto de amor.
¡Ah!, Señor, cuánto quisiera amarte. ¡Ayúdame, Madre mía!

                                                                                             (Rafael Arnaiz)             

martes, 18 de septiembre de 2012

MIRADA DE AMOR.



La mirada de Jesús debía ser impresionante. En el evangelio encontramos algunos destellos de estos
Divinos y  maravillosos ojos.
Si los ojos son el reflejo del alma, a través de ellos podremos llegar a conocer los «sentimientos de Cristo Jesús»  para interiorizarlos y hacerlos propios. Y todos necesitamos ese cruce de miradas  pues en la mirada de Cristo se percibe la profundidad de un amor eterno e infinito que toca las raíces más profundas del ser.
Es, por ejemplo, el caso del joven rico.

 Le debemos a

 Marcos esta pincelada: «Entonces Jesús le miró con

cariño». Captaron sus ojos la fuerza de su amor. Parece

 imposible que aquel joven se le escapara a Jesús. Lo más

 probable es que el joven habría cerrado antes sus ojos.

                                                                                 

 Seguramente que las miradas de Jesús y de Pedro se cruzaron muchas veces.Recordemos su primera mirada,lo dejó todo para seguir al MAESTRO. Pero hay una del todo particular, porque es la última y en una situación límite; la transmite sólo el evangelio de san Lucas. Pedro acababa de negar y renegar de Jesús... «En aquel momento, estando aún hablando, cantó un gallo, y el Señor se volvió y miró a Pedro, y recordó Pedro las palabras del Señor... Y, saliendo fuera, rompió a llorar amargamente»

 Destaquemos, en fin,  dos últimas miradas. La mirada más generosa y entregada que conocemos: Cuando vio Jesús a su Madre y al discípulo a quien él amaba, dijo a su Madre: "Madre, he ahí a tu hijo". Después dijo al discípulo: "He ahí a tu Madre". (Jn 19, 26-27). ¡Cuánto salimos ganando después de esta  mirada!


 La mirada de Dios es mirada amorosa, de protección y Compañía, atenta a la vida concreta del hombre. No estamos solos, ¡nunca estamos solos!, Dios nos mira y nos acompaña.
 Aunque se experimenten multitud, de decepciones,  de persecuciones, y uno esté solo tantas veces, sin la experiencia humana de sentirse arropado o comprendido por alguien, Dios está, Dios nos mira, Dios acompaña en la misión, Dios va rompiendo la soledad del hombre. Dios nos mira siempre con amor acompañándonos. Dios no se desentiende del hombre: 
“Está”, “Es el que es”, “Es el que está con nosotros”.


Recuerdo cuando los dos nos miramos, serian las seis de tarde, me miro, me amó.
Trasformó todo mi ser, y desde aquel momento mi vida y la suya
, han quedado fundidas para toda la eternidad.


¡ JESÚS TE MIRA Y TE AMA.! 

¡ALABADO SEA JESUCRISTO!
                                                                               
                                            

miércoles, 12 de septiembre de 2012

ADORACIÓN.



El valor de una vida es el peso de su adoración... El primer deber de la Iglesia es la adoración, acto que no es más que un anticipo y una repetición de la vida eterna en el seno de la Santisima Trinidad 

                                                                  (Jean Lafrance,)

martes, 4 de septiembre de 2012

LA PAZ DEL CUERPO Y DEL ALMA.


   La paz es la sencillez del espíritu, la serenidad de la conciencia, la tranquilidad del alma  y el lazo del amor. La paz es el orden, la armonía en cada uno de nosotros, una alegría constante que nace del testimonio de una buena conciencia, la santa alegría de un corazón en el que reina Dios. 


La paz es el camino de la perfección, o mejor, la perfección se encuentra en la paz. El alma no debe entristecerse más que por un motivo: la ofensa a Dios. Pero, incluso en este punto, hemos de ser prudentes: debemos lamentar, sí, nuestros fallos, pero con un dolor paciente, confiado siempre en la misericordia divina. Pediremos perdón, y empezaremos de nuevo con alegría renovada.



Señor, hazme un Instrumento de Tu PAZ,

Que donde haya odio,

Siembre yo AMOR,

Donde haya Injuria, PERDÓN.

Donde haya duda, FE.

Donde haya desaliento, ESPERANZA.

Donde haya sombra, LUZ.

Donde haya tristeza, ALEGRÍA,

Concédeme, Jesús Mío,

Que no busque ser consolado, SINO CONSOLAR.

Que no busque ser comprendido, SINO COMPRENDER.

Que no busque ser amado, SINO AMAR,

Porque DANDO es como RECIBIMOS.

PERDONANDO, es como TÚ NOS PERDONAS.

Y MURIENDO EN TI, es como RENACEMOS

A LA VIDA ETERNA.

AMÉN.

San Francisco de Asís.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...